viernes, 11 de abril de 2008

ELEGÍ MAL DÍA PARA DEJAR DE FUMAR



LLevo una semana de locos por distintas circunstancias y eso me ha impedido escribir algunos importantes sucesos en este blog. Como diria un político, hoy comparezco ante vosotros para confesaros que he fracasado. Sí, me duele reconocerlo, quizás nos duele a todos hacerlo pero he fracasado, el tabaco ha sido más fuerte que yo y me ha vencido estrepitosamente.

Ya dejé el vicio hace 11 años y me mantuve firme durante 8 sin probar el humo de un cigarrillo. Ahora seguí un método parecido. Estuve durante un par de meses concienciandome de las ventajas que tenía apartarme del tabaco, desde la mejora de mi salud hasta el ahorro económico, la estupidez de muchos de los cigarrillos que uno se enciende a lo largo del día y que en realidad no disfruta. En aquella ocasión, ese proceso de mentalización tuvo éxito aunque confieso que me ayudó una oportuna bronquitis que me mantuvo una semana en cama y tosiendo como un perro. En esta ocasión, intenté de nuevo mentalizarme y dejarlo, tenía incluso alguna razón de salud que me lo aconsejaba.

Sin embargo, como reza el título de este post, elegí mal día para dejar de fumar. NO se dan las circunstancias de calma y sosiego en mi vida que requiere una lucha tan titánica. Afortunadamente soy cabezota y en momento que tenga unas minimas condiciones para ello, volveré a la carga. Como dicen por ahí, amigos, he perdido una batalla, pero aún sigue viva a guerra. Un abrazo para todos

5 tus aportaciones:

Juanjo Rengel dijo...

Ey Javier!!
Nos encontramos tambien por blog.
El mio esta en pleno proceso, ya ves! jaja
Un beso!!

HADEX dijo...

Pues suerte para la próxima, Javi. Bicos

Napoleón Bonaparte dijo...

Tranquilo Javier, dejar de fumar es muy sencillo. Yo lo he hecho infinidad de veces, cientos de veces. - Woody Allen -

En serio, a ver si nos quitamos del vicio que nos mata. Lucha titánica sin duda. Suerte y ánimos a todos en esta lucha.

Leí una vez, que las cabronas de las tabacaleras, aderezan con amoniaco al tabaco y es en realidad, es lo que nos engancha. La adicción es terrible al amoniaco. Miles de veces más adictivo que la nicotina.

De hecho cuantos productos están a la venta sin que se conozca su composición. Ninguno.

El tabaco es una fuente de ingresos ingente para el gobierno sin la cual, deja de ingresar mucho dinero. Solo cuando la gente con el tiempo y más cantidad de personas que ya fuman, enferman y el coste sanitario ya equivale a los ingresos, se dan cuenta del mal negocio de ingresos y gastos. Es cuando nos informan.

Antes, no. Es un negocio del estado. Cuando no es rentable, es malo fumar. Que lo es. Siempre lo ha sido.

Lo dicho, a ver si lo dejamos todos. En especial a Sucette D´Ment y Hadex, mis dos debilidades blogeras.

Un saludo a todos, que veo que cada somos, más.

Sucette D´Ment. dijo...

A mi me parece que te enfrentas a ese gigante como una hormiga ante un luchador de sumo, Javier.
Después de leer este post, está claro que el único método que has empleado ha fallado. Fue así la primera vez y lo ha sido en esta segunda ocasión. Así que se me ocurre, que podrías intentarlo de nuevo, con una estrategia diferente a la que ya conoces. ¿Para qué empeñarse una y otra vez en el mismo camino si el resultado no es el deseado? No obstante, te felicito por los ocho años durante los que te mantuviste firme. ¡Menudo esfuerzo sostenerlo! Y tú solito...
Estás aprendiendo; no has fracasado. La nicotina hace adictos, y librarse de una señora tan seductora que se acompaña de 4000 productos tóxicos debe de ser muy difícil. Pero todo eso ya lo sabes tú, estimado Javier Peña. Te animo a que continúes insistiendo y le des un portazo definitivo a ese poder que te agarra, si decides hacerlo seriamente. Yo te apoyo en la tarea, con los poquitos recursos de los que dispongo y mis humildes sugerencias.
No he fumado nunca y me parece una costumbre apestosa. Aunque con la caótica Ley Antitabaco española que entró en vigor, supuestamente, el 1 de enero de 2006, parece que en este país más que velar por la salud de los ciudadanos, en eso del fumar, se atenta contra ella. Yo, desde luego, no me siento protegida.
Son mis opiniones. Si a alguien molesto con ellas, vayan mis disculpas. El tabaco me daña, y además, me enciende.

Un abrazo, Javier, muy respetuosamente.
Saludos: señoras, señores.

Fdo: Sucette D ´Ment.

pesimistas existenciales dijo...

Saludos desde http://maldiaparadejardefumar.blogspot.com/

curiosidades, sin mas. Me apuro el ultimo cigarrillo y a dormir.