domingo, 9 de noviembre de 2008

Y UNO APRENDE

Hace tiempo que no colgaba en mi blog una poesía. Quizás he estado con los pies excesivamente encima de la tierra para ello. A mí, versos como los que os muestro hoy me ayudan en esa dificil labor de ser cada día un poquito mejor. Es un poema atribuido a Jorge Luis Borges aunque en una de las páginas más serias sobre este autor se desmiente que él lo haya escrito. De cualquier manera, encierra grandes verdades y una filosofía de vida que encaja con mi pensamiento por más que en algunas ocasiones, mis actuaciones se aparten de ella y cometa errores. Supongo que se trata de continuar aprendiendo...

Y uno aprende...
después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.

Y uno aprende
que el amor
no significa recostarse
y una compañía
no significa seguridad.

Y uno empieza a aprender….
que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas
y que uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno del mañana
es demasiado inseguro para planes…..
y los futuros tienen una forma
de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende
que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
así que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar
que alguien le traiga flores.

Y uno aprende….
que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
y que con cada adiós uno aprende...

7 tus aportaciones:

Vane dijo...

Me encanta esta poesía, no se si es de Borges o no, tengo entendido que no, pero en cambio a mi me llegó en un mail como si fuera suya, a fin de cuentas que mas da, son grandes verdades las que encierran esas palabras.... un abrazo

HADEX dijo...

Pues sí es hermoso.... La literatura hispanoamericana es grandiosa.....Estoy leyendo a Carlos Fuentes ahora mismo y no deja de sorprender y emocionar....

Millón de bicos.

ANTONIO M. dijo...

Tengo que reconocer que yo en cuanto a poesia soy un ignorante. Pero he ido leyendo cosas que me han hecho interesarme por el tema e investigar en busca de autores. Esta que has puesto en tu blog es muy bonita. Permiteme a mi aportar esta otra de mi paisano Becquer:

RIMA XII

Porque son niña, tus ojos
verdes como el mar, te quejas;
verdes los tienen las náyades,
verdes los tuvo Minerva,
y verdes son las pupilas
de las huris del profeta.

El verde es gala y ornato
del bosque en la primavera;
entre sus siete colores
brillante el Iris lo ostenta.
Las esmeraldas son verdes,
verde el color del que espera,
y las ondas del océano,
y el laurel de los poetas.

Es tu mejilla temprana
rosa de escarcha cubierta
en que el carmín de los pétalos
se ve a través de las perlas
Y, sin embargo,
sé que te quejas,
porque tus ojos
crees que la afean:
pues no lo creas;
que parecen tus pupilas,
húmedas, verdes e inquietas,
tempranas hojas de almendro,
que al soplo del aire tiemblan.

Es tu boca de rubíes
purpúrea granada abierta,
que en el estío convida
a apagar la sed en ella.

Y, sin embargo,
sé que te quejas,
porque tus ojos
crees que la afean:
pues, no lo creas
que parecen, si enojada
tus pupilas centellean,
las olas del mar que rompen
en las cantábricas peñas.

Es tu frente que corona
crespo el oro en ancha trenza,
nevada cumbre en que el día
su postrera luz refleja.

Y, sin embargo,
sé que te quejas,
porque tus ojos
crees que la afean:
pues, no lo creas
Que, entre las rubias pestañas,
junto a las sienes, semejan
broches de esmeralda y oro,
que un blanco armiño sujetan.

Perdon por haberme extendido tanto, pero creo que Don Gustavo Adolfo se lo merece. Un abrazo, amigo. :)

Luis dijo...

Qué cierto todo. Muy bonito. Espero q te vaya todo bien Mister Jav. Hace tiempo q no se nada de ti!!! Cuidate!!! Un abrazooo!!!

L.V. dijo...

con ganas y ojos abiertos,
siempre se puede aprender.

Vane dijo...

Ufff ayer me acordé mucho de ti, se te echa de menos en las noches de radio q lo sepa caballero. un abrazo

Sucette D´Ment. dijo...

Javier Peña, ¿estás ahí?
Un abrazo.
Con afecto,
Fdo: Sucette D´Ment.