viernes, 12 de octubre de 2007

EL EGOCÉNTRICO

Seguramente muchos de vosotros os habeis encontrado en el camino algun "amigo" egocéntrico. En psicología, egocentrismo es la característica que define a una persona para referirse a que sus propias opiniones e intereses son los más importantes. El término deriva del griego egô, que significa "Yo". Una persona egocéntrica no puede "ponerse en los zapatos de los demás (quitándose primero los de él mismo)", y cree que todos buscan lo que él busca (o lo que él ve, en alguna forma, excede en lo que otros ve).

Los expertos dicen que este tipo de personas tienen alguna de estas características:

- Distorsión de la realidad. Sólo acepta aquella realidad que refuerza su propia grandiosidad. Tiende a negar aquellos aspectos que cuestionan su importancia o perfección.

- La inflación de la autoestima. Presenta una valoración de sí desmedida. Sin embargo, según Svrakic (1990), esta actitud es un indicador de tener una frágil autoestima que trata de compensar mediante insaciables esfuerzos por conseguir la admiración de los demás.

- Incapacidad para reconocer y experimentar lo que los demás sienten. La escasa manifestación de sentimientos afectivos hacia los que le rodean –teme sentirse inferior al expresarlos- contrasta con la compulsividad con la que busca ser admirado.

- Maquiavelismo. Es la tendencia a ver a los otros como extensiones de uno mismo y se caracteriza por la utilización de los demás en beneficio propio. Esta actitud genera fuertes sentimientos de envidia, sólo le interesan los demás en la medida en que le son útiles

Teniendo en cuenta todo esto, el egocéntrico es fácil de localizar. Si tienes un amigo egocéntrico por ejemplo, y le cuentas que tu familia ha tenido un accidente o que tú te sientes un poco deprimido, no le interesará absolutamente nada y seguirá contándote sus grandes logros. Si tienes algún detalle con él, se mostrará aparentemente agradecido pero enseguida comprobarás que los mejores detalles los tendrán con otros porque al fin y al cabo, lo que tú haces por ellos es lo que se merecen, ni más ni menos. Nunca tendrán tiempo para los amigos ya que su prioridad son los que acaban de conocer porque sienten la necesidad de ser admirados por los nuevos.

Y ya no te cuento si decides eliminarlos de tu vida. Como ellos nunca están equivocados, nunca actúan mal, siempre pensarán que lo haces por una tontería, algo sin importancia, jamás pensarán que hay razones suficientes para justificar tu actitud. Incluso activan una especie de mecanismo de autodefensa que les hace pensar "pobrecitos". En realidad, y como es fácil deducir, los pobres, pobres de espíritu son ellos porque los expertos también dicen que la soledad es uno de los costes de la actitud egocéntrica ya que tarde o temprano tienden a ser rechazados por las personas de su entorno.

1 tus aportaciones:

Wendy...Pan dijo...

Hola!,

estaba buscando información en internet sobre las personas egocéntricas y vi esta entrada... Esto es precisamente lo q he sentido yo con un amigo. Le intenté explicar 1000 y 1 vez como me sentía y por supuesto q no lo entiende ni lo entenderá...

Muy bueno, sí :)

Adiós!