domingo, 16 de marzo de 2008

LOS AMORES PLATÓNICOS

Para Platón, el viejo filósofo griego, el amor al conocimiento, a la sabiduría y a la belleza es lo que está en el origen del amor, fuera de toda realidad pasional. Sin embargo, hoy en día hablamos de los amores platónicos como aquellos que son inalcanzables y que nunca se harán realidad. Esta tarde rememorando distintos momentos de mi vida, me he acordado que los amores platónicos han formado también parte de ella. En general sus protagonistas han sido seres inalcanzables, fuera de mi alcance, unas veces porque estando en mi entorno, nunca sentirían lo mismo que yo sentía y otras veces porque obedecía más a una admiración por su belleza, conocimientos o su sensibilidad.

Claro, todo ésto me pasó en mi época juvenil. Ahora con la madurez, ya estas cosas no me pasan. Ya no hay amores platónicos en mi vida y la verdad es que tampoco reales. Hoy me he acordado de mi primer amor platónico, con 14 años, hubiera dado mi reino por conocer a Jeanette, una mujer de ojos claros y voz de niña cuya sensibilidad me enamoró. Unos años después, la ví, era propietaria de una tienda en Ibiza, quizás por eso me ha venido a la memoria, por la proximidad de mi viaje a la isla. No hablé con ella, mi timidez me lo impidió y quizás también el temor a defraudar ese amor que conservo en mi memoria adolescente




Y tiene el corazón de poeta, de niño grande de hombre niño,
capaz de amar con delirio, capaz de hundirse en la tristeza,
pues tiene el corazon de poeta, de vagabundo, de mendigo
y asi lo he conocido, y asi me gusta a mi que sea, que tenga el corazon de poeta

12 tus aportaciones:

azulada dijo...

Estaba enamorada de un profesor de la universidad... lo tenía completamente idealizado, como hablaba, su saber estar, sus conocimientos, su elegancia... Mil cosas.
El amor dejó de ser platónico y se convirtió en una admiración y un cariño reales que recuerdo con una sonrisa en los labios


Me ha encantado la frase que dices de que quizá el temor a defraudar tu amor adolescente, te impidió acercarte a ella.
Yo hoy pienso mucho en las cosas que no nos atrevemos a hacer y luego ya no hay segundas oportunidades...

un saludo

HADEX dijo...

Yo he tenido algún amor platónico en mi vida (algún profe en el instituto). Es hermoso, a veces echo de menos esa capacidad adolescente...
En cuanto a Jeannette (mi madre se llama así) yo lloraba cuando era pequeña y la escuchaba (yo decía que ella era una nena)...Parece ser que me inspiraba una infinita melancolía. ¡¡Qué cosas!!

Pampanitos Verdes dijo...

Me sorprende que comentes que con la madurez lo de los amores platónicos ya no te pasa.
A mí hace tiempo que tampoco, eso es cierto, pero a veces pienso que ojalá el hecho de madurar no sea impedimento para volver a vivir algún día uno de esos amores inalcanzables.
Otra cosa que se me pasa por la cabeza es preguntarme si yo habré sido el amor platónico de alguien en algún momento. ¿Alguna vez te has preguntado lo mismo?

Muchos besos, Javi.

Verónica dijo...

Hola! Despues de llevar escuchándote en la radio tanto tiempo hoy he descubierto de casualidad tu blog. Por cierto que me ha encantado...

Yo también tengo un amor platónico, y eres tu!!! Después de escucharte todos los días con esa gran voz, has conseguido ganarse ese puesto, y bueno, cuando he visto tu foto, mas aún!!

Espero que disfrutes de tus mini vacaciones. Un montón de besos, y ahora con conocimiento, guapooo!!!!!!

javier peña dijo...

Gracias a todos por vuestros comment, como siempre y especialmente a la nueva incorporación, Verónica. Me halaga mucho tu comentario, gracias de verdad y un beso

Eticaniano dijo...

Supongo que todos (bueno, casi todos, porque hay gente para todos los gustos) hemos idealizado a alguien a cierta edad. Había una simpatiquísima chica en nuestra clase del insti (también con 14 ó 15 años) que nos parecía perfecta a todos los chicos: siempre la veías sonriendo (bueno, no siempre: una vez la hicimos llorar sin querer por una inocente broma que ella malinterpretó). La sacó una vez a decir la lección una profe (que creo que tenía 82 años) que no conseguía silencio en clase, y uno dijo, en voz alta: ¡Joder, qué silencio se ha hecho! Poe cierto, se parecía un poco a esta cantante (en el pelo, por ejemplo). Hace poco encontré algunas cosas que había escrito en aquella época (que ni siquiera recordaba que las hubiera escrito, ya que tengo una memoria fatal) y he podido interpretar ciertos hechos de una manera nueva: con el paso del tiempo las cosas se van viendo de otra forma. Una cosa que no se me ha olvidado es cuando llegué una tarde a clase y veo escrito en el encerado, en letras grandes: "La pareja del año: Tal y Tal." Lo borré rápidamente, para que no lo viera ella. ¡Qué cortados somos a cierta edad! Si es ahora, no lo borro.
Esa canción es de las que, si la escucho con los ojos cerrados, me da la sensación de que estoy en la zona de baile de aquel sitio que para algunos era algo así como "La casa del sol naciente" ("The house of the rising sun").

Gato por los tejados. dijo...

Mi primer amor platonico fue en el colegio, tendria yo 8 años, se llamaba Juanita, tengo un recuerdo muy dulce, era castaña, de pelo rizado, con la piel muy clara y los ojos castaños, siempre llevaba vestido y una cinta en el pelo. Nos cogiamos de la mano y dabamos vueltas al patio hablando de nuestras cosas infantiles, la cambiaron de colegio y nunca mas se supo.., ayssss q tiempos..No se me olvida por mucho pase.

Un besote y que disfrutes tus vacas.

Pampanitos Verdes dijo...

Hola de nuevo, Javi.
Disculpa que te pregunte esto por aquí. Me gustaría saber si hay alguna manera de volver a escuchar la entrevista que le hicisteis anoche a Rosa Díez, porque la pillé ya empezada y me pareció muy interesante.
Gracias!
Besos

xxx

javier peña dijo...

Hola a todos. Con respecto a la entrevista de Rosa Díez, la semana próxima el programa será colgado en internet, en la pagina de onda cero. Si tenéis algún problema para acceder al programa me lo comentais y ya os explico. Abrazos

Eticaniano dijo...

Me pareció escuchar en el programa de ayer (hoy) que tanto Rafa Fernández como tú érais de la opinión más o menos de que "no hay nada más efímero que un amor eterno". Así lo veo yo también, y así se lo he oído a gente de cierta edad y experiencia. Pero, ¿por qué le damos tanta importancia a la duración de una relación? Suele decirse que más vale la calidad que la cantidad. Y iba a decir que "lo bueno, si breve, dos veces bueno", pero tampoco es cuestión de terminar una relación tan pronto que sólo haya un conocimiento mutuo superficial.
Tal vez habría que buscar relaciones de calidad sin preocuparnos del tiempo que durará.
Conozco viejitos que llevan toda la vida apegados, pero a ningunos que lleven toda la vida apasionados. La pasión conlleva un inmenso gasto de energía ante el cual el inconsciente nos protege rabajándola antes del agotamiento total, o sea que dura poco.
Al hablar de amores eternos pensamos en amores fuertes, con cierta pasión; y es incompatible pasión con duración. O sea que elijamos: amores pasionales efímeros, o amores "light" duraderos (o los 2: señor que le dice a su señora, o al revés: me voy una temporada con la secretaria pero nunca te dejaré a ti).

Verónica dijo...

despúes de unos días desconectada, he visto tu mensaje!!! Que alegría me has dado!!

Eticaniano dijo...

Me ha gustado esa mención a Hadex en el programa de ayer (hoy); me parece una chica estupenda.
Y aprovecho para añadir al comentario de arriba (el anterior al de Verónica), de hace unos meses, algo que no encontraba el momento de escribir.
Hay una 3ª opción en esto de las relaciones de pareja. Lo que pasa es que es una opción nada fácil, ya que no estamos preparados sentimentalmente para ella, y por tanto conlleva no poco esfuerzo y tiempo (pero merece la pena: lo contrario es no mejorar). Imaginemos una pareja que llevan ya algunos años juntos y están muy a gusto, pero algo les falta: necesitan emociones nuevas: supongamos que a los 2 les apetece enamorarse de nuevo pero sin perder esa estupenda relación tranquila de apego que tienen. ¿Por qué no intentarlo? Pero si lo hacen traicionándose, a la larga perderán los 2. Si deciden "negociar", saldrán los 2 beneficiados. Pongamos que lo hablan (como personas civilizadas) y se ponen de acuerdo en darse libertad con sinceridad, es decir, contándose todo lo que puedan contarse (que es casi todo), y manteniendo su actual relación un poco "aparcada" (como un coche que se deja aparcado pero no abandonado). A los nuevos compañeros sentimentales también se les debe decir toda la verdad (o casi toda). Es muy difícil que salga bien la cosa, claro (en las circunstancias actuales), pero la vida es así: ir dando tumbos y más tumbos; pero lo importante no es que todo salga bien o llegar pronto a la posada, sino que por el camino te hayas sentido vivo y hayas aprendido a mejorar y a aumentar los ratos felices. John Lennon decía algo así como que la vida es eso que pasa a nuestro alrededor casi sin darnos cuenta mientras estamos ocupados en asuntos de menor importancia. Como el enamoramiento pasional dura muy pocos años (o meses), puede que las aguas vuelvan a su cauce, o que los 2 protagonistas hayan encontrado 2 nuevas personas con las que sentirse más llenos (se debería poder compatibilizar varias relaciones sin mentiras). Siempre digo que si el corazón ( o la parte del cerebro que lleva lo de los sentimientos, que no recuerdo cuál es) da para querer a muchos amigos y familiares, ¿por qué no también a muchos compañeros sentimentales? (¿Quién se ha empeñado en convencernos de que sólo debemos querer a uno, o una?) El corazón se arruga si no haces ejercicio; si quieres poco, también. Y se esponja (que diría Navalón) si haces ejercicio, vives plenamente y quieres mucho (todo lo cual alarga la vida, la hace más saludable, y aporta más placeres).